Croissant

Cómo hacer croissant

Croissants de chocolate

Si los croissants gustan a prácticamente todo el mundo, los que están cubiertos de chocolate gustan aún más. Son ideales para un estupendo desayuno o merienda y son muy sencillos de hacer, aunque tienen su trabajo.

Para ello necesitaremos los siguientes ingredientes:

Croissants de chocolate
  • Medio kilo de harina de fuerza.
  • 250 gramos de mantequilla sin sal.
  • 200 mililitros de agua.
  • 150 gramos de chocolate para postres.
  • 100 gramos de azúcar.
  • Una cucharadita de levadura seca.
  • Una cucharadita de leche en polvo.
  • Un huevo.
  • Sal.

Modo de elaboración

El primer paso es tamizar la harina, con lo que evitaremos la aparición de grumos y lo haremos sobre un bol grande. Después añadiremos el azúcar, la levadura, la leche, la leche en polvo y una cucharada de mantequilla. Mezclaremos bien con las manos, con lo que conseguiremos que la masa quede homogénea y sin grumos.

Cuando esté toda la masa mezclada con los ingredientes integrados la taparemos con un paño de cocina humedecido y esperaremos una hora para que la masa aumente su tamaño.

Tras ello colocaremos la masa en una superficie de cocina enharinada para que no se nos pegue la masa y comenzaremos estirándola bien con un rodillo hasta hacer una pieza rectangular.

Una vez estirada le pondremos la mantequilla por encima, doblaremos la masa por la mitad varias veces y comenzaremos a estirar de nuevo con el rodillo y la doblaremos, la envolveremos en film transparente, la dejaremos enfriar en la nevera durante unas 12 horas y continuaremos la receta el día siguiente.

Colocaremos la masa en una superficie ligeramente enharinada y estiraremos, cortaremos triángulos del mismo tamaño aproximadamente y en el centro del mismo colocaremos un trocito de chocolate para postres, lo enrollaremos, haremos un pequeño corte por debajo para que no se abra la pasta y pondremos los croissants en una bandeja.

Los pintaremos por encima con el huevo antes de meterlo al horno a 200 grados durante 15 minutos y ya estarán hechos estos deliciosos croissants. Se consumen fríos aunque si la tentación os puede, podéis hacerlo cuando estén templados y el chocolate fundido.

Consejos

Además de colocar el chocolate por dentro, se puede decorar el croissant por la parte exterior, con un cordón de chocolate, al que podemos acompañar de frutos secos triturados, azúcar glas y un montón más de propuestas que convertirán a este chocolate en toda una tentación a la que seguro que nadie podrá resistirse.