Croissant

Cómo hacer croissant

Croissant de pistacho

Seguro que nunca habréis probado un croissant de pistacho, pero seguro que después de leer esta receta no tardaréis en prepararlo y degustarlo, porque está verdaderamente delicioso.

Si quieres caer en la tentación necesitarás los siguientes ingredientes:

Croissant de pistacho
  • 350 gramos de harina de fuerza tamizada.
  • 125 gramos de pistachos.
  • 125 gramos de chocolate blanco.
  • 75 gramos de mantequilla sin sal.
  • 75 gramos de azúcar.
  • 75 gramos de leche condensada.
  • Agua.
  • La yema de un huevo.

Modo de elaboración

El primer paso es utilizar un bol de gran tamaño para tamizarla harina para evitar grumos, después haremos una montaña y un agujero en medio a modo de volcán,, donde echaremos el azúcar y lo removeremos bien mientras añadimos agua para hacer que se forme una masa de cierta consistencia.

Cuando haya alcanzado la consistencia necesaria la trabajaremos con las manos hasta que todo esté bien mezclado. Haremos una bola y la taparemos con papel film y la meteremos unas tres horas en la nevera.

El siguiente paso es espolvoreare harina en la superficie de trabajo y trabajar la masa hasta que se pueda manejar bien, así estaremos durante unos 5 minutos, volveremos a hacer una bola, taparemos con papel film y de nuevo a la nevera dos horas.

Colocaremos el chocolate blanco en un cazo y lo derretiremos al baño maría mientras pelamos todos los pistachos y cuando todo esté listo echaremos en el vaso de la batidora los pistachos, la leche condensada y el chocolate blanco y lo tendremos que batir hasta que salga una crema densa de color verde del pistacho.

Sacaremos la masa y la estiraremos con el rodillo, pondremos mantequilla por encima y lo volveremos a mezclar de nuevo con las manos hasta que notemos que es totalmente maleable. Volveremos a estirar con el rodillo y cortaremos triángulos del mismo tamaño.

Con una cuchara pondremos un poco de la mezcla del pistacho en medio del croissant e iremos enrollando la masa sobre sí misma para conseguir la forma clásica del croissant.

Pondremos a calentar el horno a 200 grados y mientras alcanza esa temperatura batiremos el huevo y con una brocha de cocina pintaremos cada uno de los croissants, los meteremos en el horno durante 15 minutos y ya estarán listos.

Consejos

El secreto es amasar una y otra vez la masa para que quede mejor, nunca debemos hacerlo con prisa. Si un día no tenemos demasiado tiempo, en el mercado podemos encontrar la masa hecha, lo que nos ahorrará demasiado trabajo, aunque no suele saber igual, por ello, lo mejor es hacer esta receta completamente casera y con tiempo.